5 claves para enfrentar con éxito una oposición


Superar una oposición requiere previamente transitar un largo camino de estudio y esfuerzo, en el que posiblemente el peor enemigo haya sido  tener que lidiar la situación de incertidumbre que siempre supone para el opositor saber si su esfuerzo se verá o no recompensado.

Supone tener que afrontar una dura lucha consigo mismo dentro de un contexto de  árida soledad, en la que la fuerza y templanza psicológica del opositor será clave para su éxito final. Veamos cinco grandes claves que pueden resultar de mucha ayuda en este camino:

CAM00004

  1. Será fundamental un aspecto autodisciplinario, en el que el opositor se fije un horario de estudio, pero que no sea rígido, sino que tenga una cierta flexibilidad. En este sentido, aconsejamos más que un horario cerrado del día a día, un cómputo semanal del total de horas que uno considera debe estudiar. Esto nos permitirá no desequilibrarnos ante cualquier imprevisto o circunstancia que  pueda aparecer, simplemente se trata de saber que si algún día perdemos algunas de las horas que teníamos previstas para el estudio, deberemos a lo largo de la semana encontrar el momento para recuperarlas. Este punto está directamente relacionado con un aspecto que algunas veces encontramos en  opositores que llegan a nuestra consulta, se trata de una forma de ser algo obsesiva que les hace descentrarse ante el primer imprevisto que se les presenta. Consideramos por ello fundamental saber diferenciar lo que es la autodisciplina con lo que sería la rigidez.
  2. Evitar estar releyendo insistentemente la misma página o párrafo, porque estábamos en ese momento distraídos pensando en otra cosa y queremos reasegurarnos de haber realmente entendido lo que leímos. Es un hábito que crea adicción, y que aunque en principio pueda parecernos necesario, a medio plazo hace que se perpetúe y que cada vez estemos más distraídos. Ayuda mucho que uno aprenda a retarse a si mismo, considerar de una forma generosa el tiempo que uno debe dedicarle a un tema y ver que conocimientos es capaz de obtener de este tiempo de estudio. Posteriormente programaremos repasos y relecturas de temas donde podremos fijar nuestra atención en lo que ahora no pudimos captar, pero es esencial ir progresando de forma continua en nuestro temario. Si acostumbramos así a nuestra mente, cada vez cometerá menos distracciones.
  3. Estudiar de una forma activa, para cerrar las puertas a estos estados de desidia y somnolencia que muchas veces nos comentan nuestros opositores. Este estudio activo lo conseguiremos a través de nuestras anotaciones, esquemas, diseño de reglas mnemotécnicas, y otras armas que nos pueden resultar de gran ayuda para rendir al máximo en nuestras capacidades.
  4. Para un opositor, si saber estudiar es importante, igualmente  importante es saber no hacerlo. Me estoy refiriendo al hecho de saber descansar. El estudio es como todos sabemos, una actividad que supone un gran esfuerzo a nivel intelectual. Por ello un buen descanso significará ocuparnos en actividades físicas o emocionales, pero nunca en otras actividades intelectuales.Igualmente importante es el descanso físico, las horas de sueño, dormir poco, sobretodo los días antes de un examen, es abocarnos al fracaso.
  5. Finalmente la alimentación es también otro punto clave, algo frecuentemente desvalorizado por según que opositores. En este sentido, aconsejamos contactar con un nutricionista de nuestra confianza, decirle lo que estamos haciendo, y que pueda ayudarnos en este campo. Es obvio, que una alimentación lo más equilibrada posible y con según que componentes puede ayudarnos mucho en nuestro objetivo.

Estos cinco puntos es necesario verlos como puntos globales, si te interesa profundizar en ellos y que te hagamos un desarrollo personalizado de los mismos,y adaptado a tu caso concreto, no dudes en consultarnos. Además recuerda que en “Dos Pasos Adelante”, nuestra primera consulta es gratuita y sin ningún tipo de compromiso