Superando la adicción al juego

Cuando hablamos de adicciones quizás lo que más nos venga a la memoria sean las referidas a distintas sustancias como puedan ser el alcohol, tabaco, u otros tipos de drogas. Sin embargo existen nuevas adicciones que cada vez van tomando más fuerza como puedan ser la adicción al trabajo, al sexo o al juego, que es a la que ahora quisiera referirme.Pensive Parakeet

La ludopatía supone para quienes la padecen un impulso irrefrenable que les lleva a participar en distintos juegos de azar, de una manera descontrolada y sin que proporcione a la persona ninguna satisfacción. Así lo que en principio se hacía de una manera ociosa y controlada, pasará ahora a realizarse de una forma angustiosa y destructiva.

El patrón de entrada en la ludopatía suele ser casi siempre el mismo:

  • Primero, como en todas las adicciones, se experimenta una falsa sensación de control, que hace que la persona crea que en cualquier momento que se lo proponga puede abandonar el juego.
  • En segundo lugar, al ser inevitable en este trastorno unas cuantiosas pérdidas económicas, viene el autoengaño de decirse a uno a sí mismo que vuelve a jugar sólo para recuperar las pérdidas y que en el momento en que lo consiga abandonará el juego.
  • El anterior punto provoca que la angustia y problema económico de la persona sea cada vez mayor, llegando en un momento dado a tomar la decisión de abandonar el juego, asumiendo las pérdidas acumuladas. En este tercer punto encontramos el caso de algunas personas que logran mantenerse firmes en esta postura, pero otras muchas no logran superar esta “abstinencia”, volviendo otra vez al juego, y por supuesto, autoalimentando cada vez más su problema.

Cuando la problemática del juego, se adentra en los cauces que acabamos de comentar en este tercer punto, la experiencia nos muestra como el remedio de la “autoprohibición del juego” en vez de ser una solución, llega a ser algo que agrava cada vez más el problema. Es como un dique que le pusiéramos al agua, pero que al final la fuerza de la naturaleza acaba por romperlo, y lo hace con efectos incluso más destructivos que si jamás hubiéramos colocado dicho dique.

Para estos momentos diseñamos con nuestros clientes de “Dos Pasos Adelante” la aplicación personalizada de una técnica que llamamos “el juego controlado”, que consistirá en que la persona en vez de prohibirse a sí misma el juego, se permita hacerlo, pero bajo unas condiciones y reglas muy concretas. Con esto conseguimos, por un lado que la persona no se oponga  de forma contraproducente a este impulso hacia el juego que ha desarrollado en su interior, y en segundo lugar, despojar al juego de los aspectos adictivos con los que ha estado atacando a la persona.

Si quieres proponernos tu caso, te garantizamos una total confidencialidad, con la garantía de que si no encuentras una solución, no te cobraremos nada por nuestros servicios. Solicítanos una primera consulta gratuita